Utopía de Jesús, la

  • Utopía de Jesús, la

Utopía de Jesús, la

Autor:

Rubén Dri

Jesús anuncia la inminente llegada del Reino de Dios, pero no se trata de una invención suya. Conoce raíces históricas remotísimas. Elaborado hacia el 1250 a. de C. en el desierto del Sinaí por el grupo que con Moisés pudo escapar de Egipto, conoce su primera realización alrededor del 1200 en la sierra de Canaán como confederación de tribus que reconoce como único rey a Yavé. Se continúa luego con variadas realizaciones, contradicciones e interpretaciones en la época de la monarquía, el exilio y el posexilio. El proyecto del Reino de Dios es el de una sociedad antimonárquica, antijerárquica, igualitaria, comunitaria, un proyecto verdaderamente revolucionario, Una sociedad comunista que no debe confundirse con el comunismo primitivo de Marx, por cuanto no se trata de una evolución natural de un determinado grupo sino de un proyecto expreso contra los Estados monárquicos de los siglos XII-XI a. de C. El proyecto del Reino de Dios implica el rechazo de toda economía de acumulación individual. Los bienes deben ser compartidos. Las dos multiplicaciones de los panes narradas por el evangelio de Marcos significan que compartiendo el pan éste lcanza para todos, que pueden comer hasta saciarse y aun sobra. Por otra parte, el proyecto del Reino implica un cambio profundo en la concepción y en la práctica del poder político. De poder de dominación y opresión debe transformarse en poder de servicio. Las verdaderas tentaciones de Jesús fueron las tentaciones del poder de dominación que él tuvo que vencer. El proyecto del Reino de Dios tiene siempre en su horizonte una utopía que, como el horizonte, es inalcanzable, pero exige continuamente ser alcanzada. La utopía sobre el espacio en el que el proyecto puede realizarse y al mismo tiempo se mantiene como crítica y exigencia de superación. El mensaje de Jesús de Nazareth nos dice que la utopía que surge del corazón de los pobres, de los que no tienen poder, del grano de mostaza, ha de triunfar sobre el poder opresor; que el poder como diaconía o servicio triunfará sobre el poder como arjía o dominación.

    Descripción:

    Jesús anuncia la inminente llegada del Reino de Dios, pero no se trata de una invención suya. Conoce raíces históricas remotísimas. Elaborado hacia el 1250 a. de C. en el desierto del Sinaí por el grupo que con Moisés pudo escapar de Egipto, conoce su primera realización alrededor del 1200 en la ...

    Cantidad

    $ 110 MXN

    Autor : Rubén Dri

    Catálogo Extendido

    Aprox. 8 días hábiles

    SKU#. 6869502

    EAN#. 9789507861536

    • Descripción
    • Especificación
    • Formas de Pago
    • Existencia en Tiendas
    • Jesús anuncia la inminente llegada del Reino de Dios, pero no se trata de una invención suya. Conoce raíces históricas remotísimas. Elaborado hacia el 1250 a. de C. en el desierto del Sinaí por el grupo que con Moisés pudo escapar de Egipto, conoce su primera realización alrededor del 1200 en la sierra de Canaán como confederación de tribus que reconoce como único rey a Yavé. Se continúa luego con variadas realizaciones, contradicciones e interpretaciones en la época de la monarquía, el exilio y el posexilio. El proyecto del Reino de Dios es el de una sociedad antimonárquica, antijerárquica, igualitaria, comunitaria, un proyecto verdaderamente revolucionario, Una sociedad comunista que no debe confundirse con el comunismo primitivo de Marx, por cuanto no se trata de una evolución natural de un determinado grupo sino de un proyecto expreso contra los Estados monárquicos de los siglos XII-XI a. de C. El proyecto del Reino de Dios implica el rechazo de toda economía de acumulación individual. Los bienes deben ser compartidos. Las dos multiplicaciones de los panes narradas por el evangelio de Marcos significan que compartiendo el pan éste lcanza para todos, que pueden comer hasta saciarse y aun sobra. Por otra parte, el proyecto del Reino implica un cambio profundo en la concepción y en la práctica del poder político. De poder de dominación y opresión debe transformarse en poder de servicio. Las verdaderas tentaciones de Jesús fueron las tentaciones del poder de dominación que él tuvo que vencer. El proyecto del Reino de Dios tiene siempre en su horizonte una utopía que, como el horizonte, es inalcanzable, pero exige continuamente ser alcanzada. La utopía sobre el espacio en el que el proyecto puede realizarse y al mismo tiempo se mantiene como crítica y exigencia de superación. El mensaje de Jesús de Nazareth nos dice que la utopía que surge del corazón de los pobres, de los que no tienen poder, del grano de mostaza, ha de triunfar sobre el poder opresor; que el poder como diaconía o servicio triunfará sobre el poder como arjía o dominación.
    • Alto del Empaque
      13
      Ancho del Empaque
      36
      ISBN
      9789507861536
      No de Paginas
      272
      Profundo del Empaque
      18
      Tipo Libro
      Impreso
      Autor
      Rubén Dri
      Ano
      1997
      Edicion
      1a.
      Idioma
      Español
      Formato
      Rústico
      Genero Literario
      Religión

    Productos Similares

    También Compraron