¡Estamos en la cumbre! Discapacitados en la montaña

¡Estamos en la cumbre! Discapacitados en la montaña

Autor:

¿Qué sentido tiene que un ciego alcance la cima de una montaña? ¿Por qué un doble amputado de piernas se empeña en progresar por un camino de rocas sueltas? ¿Qué impulsa a una persona que ha perdido una mano a escalar una pared absolutamente vertical de más de 300 metros? ¿Por qué personas con limitaciones físicas más que evidentes se empeñan en practicar una actividad de riesgo en un entorno que puede resultar tremendamente hostil? Maurice Herzog, el primer hombre en alcanzar una cima de más de 8.000 metros, el Annapurna, en 1950, pagó un costosísimo peaje: perdió los diez dedos de las manos y los diez dedos de los pies. «La gente se fija en lo que no tengo, pero yo sé lo que tengo», declaró al cabo de unos años. La certeza de que los límites están en la cabeza es lo que impulsa a los alpinistas con algún tipo de discapacidad a practicar una actividad que trasciende más allá de lo deportivo.

    Descripción:

    ¿Qué sentido tiene que un ciego alcance la cima de una montaña? ¿Por qué un doble amputado de piernas se empeña en progresar por un camino de rocas sueltas? ¿Qué impulsa a una persona que ha perdido una mano a escalar una pared absolutamente vertical de más de 300 metros? ¿Por qué personas con ...

    Compra y Disfruta Tu Libro Digital

    $ 146 MXN

    Visualizalo de inmediato con nuestra app


    SKU#. 9027749

    EAN#. 9788490649039

    • Descripción
    • Especificación
    • Formas de Pago
    • Opiniones de los clientes
    • ¿Qué sentido tiene que un ciego alcance la cima de una montaña? ¿Por qué un doble amputado de piernas se empeña en progresar por un camino de rocas sueltas? ¿Qué impulsa a una persona que ha perdido una mano a escalar una pared absolutamente vertical de más de 300 metros? ¿Por qué personas con limitaciones físicas más que evidentes se empeñan en practicar una actividad de riesgo en un entorno que puede resultar tremendamente hostil? Maurice Herzog, el primer hombre en alcanzar una cima de más de 8.000 metros, el Annapurna, en 1950, pagó un costosísimo peaje: perdió los diez dedos de las manos y los diez dedos de los pies. «La gente se fija en lo que no tengo, pero yo sé lo que tengo», declaró al cabo de unos años. La certeza de que los límites están en la cabeza es lo que impulsa a los alpinistas con algún tipo de discapacidad a practicar una actividad que trasciende más allá de lo deportivo.
    • Año
      2016
      Formato
      Formato Digital
      Género Literario
      Idioma
      spa
      ISBN
      9788490649039
      No de Páginas
      0
      Sinopsis
      ¿Qué sentido tiene que un ciego alcance la cima de una montaña? ¿Por qué un doble amputado de piernas se empeña en progresar por un camino de rocas sueltas? ¿Qué impulsa a una persona que ha perdido una mano a escalar una pared absolutamente vertical de más de 300 metros? ¿Por qué personas con limitaciones físicas más que evidentes se empeñan en practicar una actividad de riesgo en un entorno que puede resultar tremendamente hostil? Maurice Herzog, el primer hombre en alcanzar una cima de más de 8.000 metros, el Annapurna, en 1950, pagó un costosísimo peaje: perdió los diez dedos de las manos y los diez dedos de los pies. «La gente se fija en lo que no tengo, pero yo sé lo que tengo», declaró al cabo de unos años. La certeza de que los límites están en la cabeza es lo que impulsa a los alpinistas con algún tipo de discapacidad a practicar una actividad que trasciende más allá de lo deportivo.
      Tipo Contenido
      Tipo Libro
      Electrónico

    Productos Similares

    También Compraron


    ¡Estamos en la cumbre! Discapacitados en la montaña


    Formato:

    $ 146 MXN

    Comprar Ahora

    Visualizalo de inmediato con nuestra app