Introducción a una fenomenología de la vida

Introducción a una fenomenología de la vida

Autor:

«La vida ocupa un puesto singular en la fenomenología. No hay pensamiento fenomenológico, empezando por el de su fundador, para el que esta noción no desempeñe un papel central. De la «Lebenswelt» husserliana a la vida fáctica del primer Heidegger, de la vida descrita por Merleau-Ponty en «La estructura del comportamiento» a la Vida como pura auto-afección tematizada por Michel Henry a lo largo de toda su obra, la vida está, en cierto sentido, en el centro de las grandes fenomenologías y, en gran medida, es lo que éstas intentan pensar. Con todo y con eso, nos costaría caracterizar con alguna precisión lo que cada una de estas filosofías entiende por vida, así como evidenciar un concepto fenomenológico de vida. Es como si nunca se pensara en la vida misma, y únicamente fuera invocada como lo que, siendo obvio en cierto sentido, permite apropiarse o determinar lo que constituye el auténtico centro temático de la fenomenología, a saber: la actividad del sujeto trascendental en cuanto constitutivamente relacionado con un mundo, si se me permite expresarlo de modo tan somero. De suerte que la vida no pasa de ser un concepto operativo, en lugar de temático, por no decir una mera invocación mágica: está omnipresente y a la vez curiosamente ausente, dado que nunca es qué menos! objeto de una auténtica interrogación».

    Descripción:

    «La vida ocupa un puesto singular en la fenomenología. No hay pensamiento fenomenológico, empezando por el de su fundador, para el que esta noción no desempeñe un papel central. De la «Lebenswelt» husserliana a la vida fáctica del primer Heidegger, de la vida descrita por Merleau-Ponty en «La es ...

    Compra y Disfruta Tu Libro Digital

    $ 190 MXN

    Visualizalo de inmediato con nuestra app


    SKU#. 9021419

    EAN#. 9788490552476

    • Descripción
    • Especificación
    • Formas de Pago
    • Opiniones de los clientes
    • «La vida ocupa un puesto singular en la fenomenología. No hay pensamiento fenomenológico, empezando por el de su fundador, para el que esta noción no desempeñe un papel central. De la «Lebenswelt» husserliana a la vida fáctica del primer Heidegger, de la vida descrita por Merleau-Ponty en «La estructura del comportamiento» a la Vida como pura auto-afección tematizada por Michel Henry a lo largo de toda su obra, la vida está, en cierto sentido, en el centro de las grandes fenomenologías y, en gran medida, es lo que éstas intentan pensar. Con todo y con eso, nos costaría caracterizar con alguna precisión lo que cada una de estas filosofías entiende por vida, así como evidenciar un concepto fenomenológico de vida. Es como si nunca se pensara en la vida misma, y únicamente fuera invocada como lo que, siendo obvio en cierto sentido, permite apropiarse o determinar lo que constituye el auténtico centro temático de la fenomenología, a saber: la actividad del sujeto trascendental en cuanto constitutivamente relacionado con un mundo, si se me permite expresarlo de modo tan somero. De suerte que la vida no pasa de ser un concepto operativo, en lugar de temático, por no decir una mera invocación mágica: está omnipresente y a la vez curiosamente ausente, dado que nunca es qué menos! objeto de una auténtica interrogación».
    • Año
      2016
      Formato
      Formato Digital
      Género Literario
      Idioma
      spa
      ISBN
      9788490552476
      No de Páginas
      0
      Sinopsis
      «La vida ocupa un puesto singular en la fenomenología. No hay pensamiento fenomenológico, empezando por el de su fundador, para el que esta noción no desempeñe un papel central. De la «Lebenswelt» husserliana a la vida fáctica del primer Heidegger, de la vida descrita por Merleau-Ponty en «La estructura del comportamiento» a la Vida como pura auto-afección tematizada por Michel Henry a lo largo de toda su obra, la vida está, en cierto sentido, en el centro de las grandes fenomenologías y, en gran medida, es lo que éstas intentan pensar. Con todo y con eso, nos costaría caracterizar con alguna precisión lo que cada una de estas filosofías entiende por vida, así como evidenciar un concepto fenomenológico de vida. Es como si nunca se pensara en la vida misma, y únicamente fuera invocada como lo que, siendo obvio en cierto sentido, permite apropiarse o determinar lo que constituye el auténtico centro temático de la fenomenología, a saber: la actividad del sujeto trascendental en cuanto constitutivamente relacionado con un mundo, si se me permite expresarlo de modo tan somero. De suerte que la vida no pasa de ser un concepto operativo, en lugar de temático, por no decir una mera invocación mágica: está omnipresente y a la vez curiosamente ausente, dado que nunca es qué menos! objeto de una auténtica interrogación».
      Tipo Contenido
      Tipo Libro
      Electrónico

    Productos Similares

    También Compraron


    Introducción a una fenomenología de la vida


    Formato:

    $ 190 MXN

    Comprar Ahora

    Visualizalo de inmediato con nuestra app